Etiquetas

lunes, 28 de enero de 2013

En Las Sombras...

El abuso infantil es quizás uno de los temas que más en silencio se mantienen pero no por ello deja de tener cifras realmente importantes en el mundo actual, de los casos que a diario se presentan,  la Fundación de la Oficina Nacional de Denuncia del Niño y Niña Maltratado (Fondenina) asegura que la mayor responsabilidad con un 32% es culpabilidad de las madres, seguido por un 27% de los padres biológicos, el 10% de otros miembros de la familia, el 5% de los padrastros y madrastras y el 3% de amigos de la familia, por lo que es evidente que el agresor está normalmente más cerca del niño en lo que parece un tema que continua en las sombras en pleno siglo XXI.
 La presente publicación es un trabajo que recoge estadisticas, cifras oficiales, estudios y la opinión de profesionales tomando como punto de partida el terrible crimen que sufrió el niño Dayan González en la ciudad de Guanare, el objetivo: alzar la voz ante un tema que no debe quedar "En Las Sombras".

Guanare es cuna de religión y leyendas, llamada la “capital espiritual” por ser el sitio donde apareció la Virgen de Coromoto, patrona de los venezolanos, un sitio de referencias sanas y calmosas mismas que fueron perturbadas por uno de los actos más atroces que se ha conocido en estos últimos años en Venezuela: el asesinato del niño Kenny  Dayan José González el primero de diciembre del año 2011.
Entre las valoraciones medicas como las de la galeno ecografista Yanahir Ramírez trabajadora de la Clinica del Este (lugar a donde llevaron al niño), citada en el libro “El Grito Ignorado” escrito por la periodista Ybéyise Pacheo decía que “esto está horrible, no logro determinar ninguna estructura anatómica, ni la vesícula, ni el hígado, nada”, es así que poco después, luego de la valoración del médico forense los resultados fueron aún peores de lo que cualquiera en la Clínica podía esperar pues se reportan “múltiples traumatismos y hematomas en el cuerpo, incluida perforación del intestino(posiblemente con una botella que se introdujo en su ano). El examen también muestra cicatrices que evidencian maltrato físico de larga data y signos de abuso sexual. Además, le quemaron los genitales y parte de las piernas, se presume que con agua caliente”, la conmoción era notable en los médicos presentes quienes aseguran nunca habían visto un maltrato tan extremo en sus años de servicio.

Los sospechosos fueron muchos pero por extrañas razones pagaron pocos, luego de una larga lista de implicados terminan solo imputando a Anney del Carmen Montilla Oropeza de 25 años como autora material del hecho junto a su pareja y madre del menor Gellinot González Quevedo de 30años y con ellas se involucra a Valentina del Carmen Oropeza de 50 años,  Doris Coromoto Oropeza Díaz de Akel de 37 años y finalmente el enfermero Yure Overdan Hernández de 39 años, de los cuales Doris Coromoto Oropeza de Akel fue condenada a 10 meses, 14 días y 16 horas de prisión y Yure Overdan Hernández a 2 años y 9 meses de prisión según la sentencia del juez Cristobal Martinez, mientras que las otras 3 implicadas luego de ser acusadas por los delitos de homicidio intencional calificado por alevosía, trato cruel, lesiones personales graves y abuso sexual en la audiencia preliminar por alguna razón les fueron cambiados los cargos a delito de homicidio intencional en grado de dolo eventual, lo que para el abogado Rafael Rachel Piña implica “una decisión bastante injusta” pues “es bastante complicado para que se lo relacionen a este niño que tanto sufrió”, pero la indignación de muchas personas con la justicia no termina ahí ya que explica Rachel que “ellos (refiriéndose a Doris y Yure) van a salir dentro de poco, les van a dar lo que se llama la fórmula alternativa para ellos salir del internado y siguen presentándose de manera mensual, dependiendo de cómo lo considere el tribunal, con los otros tres que quedan, de los 30 años son 15, de los 15 por buena conducta va a tener 7 años y medio y de los 7 años y medio ya en 4 o 5 años va a estar saliendo y son personas jovenes”, por tanto no solo los profesionales en la materia sino que quienes han seguido este caso saben que de alguna manera quedan “cabos sueltos” que quizás la justicia nunca cobre.

En el caso del niño Dayan González quedan muchas preguntas sin respuestas y el abogado Piña recalca una y otra vez que la decisión de los jueces no fue justa “porque ahí debieron de llamar también a la parte hombre, el semen que tenía el niño, no acusaron a ningún hombre a parte del enfermero, el enfermero dice que él no fue, dice que quedaron  por imputar 5 o 6 hombres, a lo mejor le ofrecían al niño a alguna persona a cambio de dinero” así mismo asevera su inconformidad con la lentitud con que se tomaron las cosas pues este pequeño pudo haber sido salvado en muchas oportunidades “porque es una mujer que le pegó al niño de una manera demasiado brusca o demasiado terrible, accionan ahí al estado en el sentido que la acusan de la manera que está tratando al niño y pudo ser que desde el instante que sucedió lo de Margarita (refiriéndose a la vez que Anney le clavo un tenedor en la boca al niño en pleno restaurant) no se estuviera contando una historia de esta magnitud ahí en Portuguesa” y este es el sentir de muchos, médicos, maestras, amigos, vecinos y personas que conocieron y estuvieron cerca de Anney, Dayan y Gellinot parecen estar arrepentidos de no haber reaccionado a tiempo en lo que pudo ser una medida para evitar lo que sucedió y es que casos como los del niño Dayan González acontecen (quizás no a tal extremo) a diario no solo en el mundo sino también en nuestro país donde por ejemplo el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) registró 2.070 denuncias de lesiones contra la integridad física de niños, niñas y adolescentes apenas en el año 2004, siendo la mayoría de estos delitos referentes a violencia sexual.

Verdades Ocultas
El miedo, la desconfianza y muchas veces hasta “el amor” puede llevar a que muchas familias oculten los maltratos no solo físicos sino también psicológicos con los que a diario son afectados los niños, como lo expresa la Licenciada Sidney Quintanillo, quien trabaja como Coordinadora de Programas de IDENNA– LARA “Hay como un vacío en eso a nivel legal porque no es un tema fácil de ir a agarrar la víctima o al victimario. Una de las causas es que primero no se le cree al niño, osea no puedo creer que mi esposo, la persona en que confío está abusando de mi hijo, segundo que el victimario evalúa mucho a la víctima, entonces casi siempre el niño abusado es un niño que tiene poca acertividad, es un niño nervioso, osea que desde que el victimario está evaluando la víctima y se da cuenta que no es un niño que va a ser capaz  de ir a acusar por sus inseguridades y sus miedos” y es que aunque muchos no lo quieran creer justamente son los familiares, las personas más cercanas al niño y quizás las que menos se imaginan las que terminan haciéndole daño a los menores, esto comprobado por estadísticas en el informe anual que para 2011 dio la Fundación de la Oficina Nacional de Denuncia del Niño y Niña Maltratado (Fondenina) donde se relata que “el 32% de los culpables de los casos denunciados son las madres, el 27% los padres biológicos, el 10% otros miembros de la familia, el 5% los padrastros o madrastras, el 3% los amigos de la familia”, y en estudios aún más preocupantes la Licenciada Quintanillo asevera que “en un grupo reducido de 5 personas, de esas 5 personas adultas en la infancia por lo menos uno fue abusado”, lo que implica claramente una alarma en la sociedad, por si esto fuera poco y según reportes recientes de hospitales pediátricos como el Agustín Zubillaga de la ciudad de Barquisimeto son los pequeños en edades comprendidas entre cinco y nueve años los que registran más casos de abuso con 66, estando los de edades de 10 a 14 años con 49 casos y adolescentes mayores de 14 años con 30 casos además asegura la Licenciada Quintanillo que en Barquisimeto hay 3 parroquias priorizadas con el tema del abuso infantil siendo estas “la Parroquia Unión, la Parroquia Cují y la Parroquia Tamaca”.

El Perfil
Posiblemente la pregunta de muchos es: ¿Qué lleva a una persona a cometer estos actos que para algunos puede parecer inauditos? La psicólogo Mónica Rodríguez de la Coordinación de programas del IDENNA – LARA explica que “son múltiples los factores que pueden causar que una persona se convierta en un agresor, en un asesino. Primero hay que estudiar básicamente la niñez de esa persona y también estudiar si hay patrones genéticos que puedan llevar esas personas como daños en la estructura mental de la persona desde su nacimiento o por causa de algún hecho que causen que esa persona tenga tendencia a la agresividad, al sadismo a esas cosas”, y es que muchas veces quizás los padres van sembrando en el niño la semilla del odio, de la agresividad y del rencor que los marcan para toda la vida y que a la larga se van pasando de generación en generación asegurando Rodríguez que “las marcas difícilmente se borran, pero si tu logras trabajar a tiempo con esa persona desde que tú detectas que hubo un daño en la niñez, en la adolescencia se puede lograr que esas marcas no sean perjudiciales para otros”, se debe resaltar que si una persona siente que su comportamiento no es el adecuado pero desea mejorar su manera de actuar, este es un proceso que solo se logra de manos de profesionales y como explica la psicólogo Rodríguez “no hay un patrón fijo, digamos como los 12 pasos para salir del alcoholismo. Lo principal es acudir a un psicólogo o a un psiquiatra que te pueda valorar medicamente y psicológicamente y de allí se determinará cuál es el mejor mecanismo para ayudarte a enfrentar esa situación.”

Leyes, estadísticas y soluciones
La UNICEF reconoce en sus estadísticas que los países en vía de desarrollo o los pobres son los que más casos de abuso infantil registran, así pues África subsahariana registra el 29%  de casos a nivel mundial, Asia y Oceanía 19%, Latino América y Antillas: 16%, Oriente Medio y África septentrional: 15% mientras que en los países industrializados 2,5 millones de niños y niñas trabajan.

El pasado mes de Julio la defensora del pueblo Gabriela Ramírez señaló que Venezuela es “vanguardia en materia de la disminución del castigo físico como método correctivo en niños.”, sin embargo la Licenciada Sidney Quintanillo al ser consultada al respecto se muestra preocupada al decir “de verdad yo siento que no mucho, porque es un tema que debe ser tratado desde diferentes puntos, sin embargo no te pudiera dar exactamente las cifras. Yo en mi experiencia siento que de verdad no ha disminuido. Lara por ejemplo ocupa el 3er lugar en el país con índices de abuso” y es que si bien es cierto que estos últimos años se han lanzado a la calle fuertes campañas de prevención como caminatas y charlas, parece que las cifras no han mejorado y el miedo o quizás el evitar el protocolo de la demanda persiste en la sociedad, tal como opina el abogado Rafael Piña “lo que pasa es que a veces vemos que le golpean y no queremos denunciar por lo engorroso del sistema, las citaciones se te hacen interminables o vas y no te hacen la audiencia entonces se hace bastante complejo después que tu denuncias, pero los mecanismos están lo que tú tienes que hacer es formular la denuncia en el momento, en el tiempo y la hora en que se necesita, el Ministerio Público está, los cuerpos investigativo están, la parte que faltaría sería el accionar.”, por su parte la psicólogo Mónica Rodríguez ve la situación de una manera más positiva pues cree que “la violencia siempre ha estado, simplemente que a medida que pasa el tiempo la sociedad se va abriendo más a otras cosas por eso ahorita conocemos más casos de violencia doméstica, de violencia de género en cuanto a lo que conocíamos antes, pero yo creo que va muy de la mano con lo que es la cultura”

1 comentario:

  1. LO QUE PASO ESE BEBE JAMAS SE ME BORRARA DE LA MENTE Y SIEMPRE LO RECUERDO Y SIGO ESTE CASO PERO LA JUSTICIA AQUI EN VENEZUELA SOLO ES PARA LOS MAS PE....... XQ DE RESTO AQUI NADIE PAGA CRIMEN

    ResponderEliminar