Etiquetas

martes, 27 de marzo de 2012

El Buen Amigo...


“No abandonen sus búsquedas. No se contenten con sus respuestas facilonas. Examinen atentamente lo que les pueda servir para la felicidad auténtica”
Escribir de política y de religión es una de las cosas más complicadas que se le puede presentar a un periodista, pues en ambas se puede herir los sentimientos de un público que nos observa, sin embargo por las siguientes dos semanas dedicaré este blogspot al tema de la religión, primero porque se nos viene un tiempo santo, que indiferentemente de la religión, conmemoramos y el segundo lugar es el motivo del artículo de hoy, y que lleva como protagonista a un personaje cuyo nombre quizás se le haga familiar: Karol Jozef Wojtyla, o mejor conocido como El Papa Juan Pablo II…

En días pasados me convencí de una frase que en algún momento se me ocurriera y que hoy escribo para ustedes: la iglesia necesita más Papas y Curas como Juan Pablo II; estamos prontos a conmemorar, el próximo 2 de abril, 7 años de su lamentable desaparición física, pero su alma, su mensaje, sus logros, su amor han quedado plasmados para siempre en la devoción no solo católica sino también, me atrevería a decir, en las religiones del mundo.

"Solo el amor construye, el odio destruye. Lo único
que hace el odio es disgregar y desorganizar
toda la vida"
Karol Jozef Wojtyla  nació en Wadowice Polonia un 18 de mayo de 1920 y se convirtió rápidamente en el Papa número 264 para la iglesia católica, además de ser considerado uno de los más grandes líderes del siglo XX, esto solo por resumir lo grande de su trabajo.

Los feligreses católicos no dejan de mencionarlo y pedirle en sus oraciones, y creo, igual que muchos de ellos que realmente fue un santo que convivió con nosotros, y es que observar  un video, leer alguna carta de las que haya dejado, revisar el trabajo que hizo acá en la tierra lo confirman.
Es importante acotar que en una de sus visitas a Venezuela el papa Juan Pablo II fue recibido por un canto del, para entonces, niño Adrian Guacarán, que según recuerda mi memoria decía en una parte de su estrofa “iba diciendo, por los caminos, amigo soy, soy amigo”, hermosa y verdadera letra de una canción compuesta para Él que más adelante compartiré con ustedes, y que por ello hoy da título al tema de nuestro blogspot, pues, es la mejor definición que se le puede dar al siempre recordado Karol Jozef Wojtyla: el buen amigo.

Para rendirle homenaje a la memoria de Karol Jozef Wojtyla,  Juan Pablo II dejo para ustedes algunas de las muchas anécdotas y sus frases célebres que espero nos ayude a reflexionar, y a hacer de nosotros mejores seres humanos. Repito: La Iglesia necesita más Papas y Curas como Juan Pablo II. ¡Gracias Karol por haber sido un santo que habitó un momento con nosotros en este mundo!

ALGUNAS ANÉCDOTAS
“Los padres deberían hacer crecer a sus hijos en un estilo de vida sencillo y austero, enseñándoles que el hombre vale más por lo que es que por lo que tiene”

Karol Jozef Wojtyla fue el primer Papa Polaco, y el primero venido de un país comunista.
·        Cuando gozaba de buena salud fue aficionado al esquí, escalar montañas y montar en canoa de remo
·        Fue el primero en repetir los nombres de sus predecesores
·        Es el primer Papa en ser herido de un tiro en la calle
·        Es el primer pontífice católico en ingresar a un hospital público
·        De acuerdo con un estudio efectuado en 22 paises de América Latina, España y Portugal a más de 40 mil estudiantes de secundaría; reveló que los jóvenes admiran principalmente a personajes solidarios, Juan Pablo II ocupó el primer lugar y la Madre Teresa de Calcuta el segundo
·        El 12 de marzo del 2000 pidió perdón por las faltas humanas cometidas en la Iglesia Católica en toda su historia
·        En mayo de 2002 se reunió con cientos de ex prostitutas en la plaza de San Pedro durante la audiencia general
·        En Junio de 2003 completó su viaje número 100 al llegar a Croacia


“Una palabra buena se dice pronto. Sin embargo se nos hace tan difícil pronunciarla a veces. Nos detiene el cansancio, nos distrae las preocupaciones, nos frena un sentimiento de frialdad o indiferencia egoísta. Así sucede que pasamos al lado de personas, a las cuales aún conociendo, apenas le miramos el rostro y no nos damos cuenta lo que están sufriendo por esa sutil agotadora pena de sentirse ignoradas”









No hay comentarios:

Publicar un comentario